Bienvenido a eNeHache.com InicioReportaSección EditorialSección CuidateSección CulturaSección Ocio eNeHache.com Home Sección Vida Sección Que Hacer Sección Entorno
Nota

La Muerte en Venecia Ópera
Sergio Téllez-Pon
2012-01-30 11:02:06

Temas: Recomendaciones, Música, Teatro

Compártelo en: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Compartir por correoImprimir

Basada en la célebre novela de Thomas Mann, la ópera Muerte en Venecia, original de Benjamin Britten y dirigida por Jorge Ballina, que obtuvo un inusitado éxito en 2009, se repondrá los días 2, 5, 7 y 9 de febrero en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Muerte en Venecia (Death in Venice), es una ópera en dos actos de Benjamin Britten (1913- 1976), con libreto en inglés de Myfanwy Piper (1911-1997), estrenada en el Snape Maltings, Festival Aldeburgh, en 1973. Su estreno en México ocurrió en el Teatro Julio Castillo el 5 de julio de 2009.

Al igual que en esa ocasión el director concertador es Christopher Franklin; la puesta en escena y escenografía es de Jorge Ballina; el diseño de vestuario es de Tolita y María Figueroa; el diseño de iluminación es de Víctor Zapatero, y el director artístico del coro es Xavier Ribes.

El reparto es el siguiente: Gustav von Aschenbach: Ted Schmitz, La voz de Dionisio: Armando Gama, La voz de Apolo: Santiago Cumplido, Tadzio: Ignacio Pereda y Jaschiu: Julio Landa, entre otros. El Coro y la Orquesta del Teatro de Bellas Artes completan el elenco.

En su libro Sobre mí mismo, Thomas Mann escribió que en Muerte en Venecia, publicada hace un siglo, el personaje principal, Gustav von Aschenbach, “presenta los rasgos externos de Gustav Mahler, el gran músico austriaco que por aquel entonces había regresado gravemente enfermo de una gira de conciertos por América... Mi tema era la irrupción asoladora de la pasión, la destrucción de una vida trazada, aparentemente configurada de forma definitiva, que por obra de Eros Dionisios, el dios extraño, es devastada y arrojada al absurdo”.

Afirmó que “la novela, la narrativa, siempre fue para mí una sinfonía, una obra de contrapunto, un entramado de temas en el que las ideas representan los motivos musicales”.

Jorge Ballina explicó en entrevista que la obra, a diferencia de la puesta realizada hace tres años en el Teatro Julio Castillo del Instituto Nacional de Bellas Artes, estará ahora en mejores condiciones para montarla, porque el Palacio de Bellas Artes tiene la acústica adecuada y condiciones técnicas más favorables; sin embargo, aclaró, hemos corregido algunas cosas, pero básicamente es la misma puesta en escena.


Recordó que en su debut como director de ópera obtuvo buenas críticas: “Mucho mejores de las que jamás imaginé. Ahora mis expectativas son un poco diferentes, porque cuando Muerte en Venecia se presentó en el Teatro Julio Castillo hubo muchos seguidores de la ópera que no la vieron, por ello nos interesa a todo mi equipo que vaya el público que normalmente acude al Palacio de Bellas Artes a escuchar ópera”.

Señaló que Muerte en Venecia no es una ópera de repertorio conocido. Llamó la atención a la gente que conocía la novela corta de Thomas Mann o la película de Visconti, más que los melómanos. Curiosamente, a la puesta en escena que hicimos en 2009 acudió mucha gente de teatro y le gustó mucho.

El también escenógrafo y arquitecto mexicano afirmó que escogió esa ópera para debutar porque Muerte en Venecia cuenta historias. Yo vi esta ópera en Londres hace mucho y me gustó bastante, al grado de pensar que yo la podría dirigir, a pesar de ser muy compleja. Apuntó que la escenografía juega un papel muy importante, incluso la ciudad Venecia es un personaje más en el entramado de la obra. A mi me gustan muchos las escenografías dinámicas, como es la de este caso, donde vamos siguiendo al personaje por una serie de espacios no estáticos.

Ballina aseguró que Muerte en Venecia está escrita como si fuera una película, incluso hay cambios de escenario a cada rato y se vuelve un continuo movimiento. La obra está escrita de tal manera que lo importante es contar la historia, no está hecha para lucir a los cantantes ni las voces, sino que como Britten es más contemporáneo está interesado en contar simplemente una historia.

Explicó el ex alumno de Alejandro Luna y diseñador de más de setenta escenografías de ópera, danza y teatro que la música de Muerte en Venecia es difícil, densa y no es tan accesible como otras óperas líricas.

Para mí, dijo, lo atrayente de esta obra es la parte teatral, ya que la música es solamente un medio para contar una historia; es una ópera escrita en inglés, un idioma que yo domino, y me costaría mucho trabajo dirigir una obra en un idioma que desconozco.

Recordó que el personaje principal realiza tanto un viaje físico, al recorrer todas las plazas, callejones y canales de Venecia, de ahí que el público juegue el papel de una cámara; y al mismo tiempo hace un recorrido interior, es decir que se va transformando de lo apolíneo a lo dionísiaco.

Gustav von Aschenbach sufre una transformación interna, al principio está muerto en vida, aunque es un intelectual y racionalista, y termina por ceder a sus pasiones en Venecia, donde muere más vivo que nunca, dijo el ganador de una mención honorífica en la Cuadrienal de Praga 2003 y la medalla de oro como mejor escenógrafo en el WorldStageDesign Toronto 2005.

Después de su exitoso debut, Ballina sigue interesado por dirigir ópera, sólo que hasta el momento no ha encontrado un proyecto atractivo. Quiero dirigir ópera, pero no cualquiera, me han ofrecido cosas en las que siento que sólo podría participar como escenógrafo, pero no como director. Sé que no me interesan los títulos del repertorio clásico, me iría por una ópera contemporánea o una antigua. También me interesa la ópera de Britten titulada Otra vuelta de tuerca.

Finalmente, recomendó que la gente acuda a ver la ópera de Britten, porque se trata de una obra muy diferente de lo que normalmente se presenta en este género en el Palacio de Bellas Artes. Es muy dinámica, a pesar de que es una historia poco convencional en donde aparentemente no está pasando nada, pues todo sucede en el interior del protagonista; es una obra que es casi una película, hay mucha acción, hay cantantes, bailarines y actores, y un piso de agua en escena para emular los canales donde navega el personaje en góndola.

Muerte en Venecia se presenta los días 2, 7 y 9 de febrero a las 20 horas y el domingo 5 a las 17 horas en el Palacio de Bellas Artes. Los precios de boletos van de 400 a 120 pesos.

Me gusta me gusta (76) | No me gusta no me gusta (90) | Es agresivo es agresivo (71)

Comentarios

No hay comentarios.

Nota(s):

  • Los campos marcados con * son obligatorios.
  • Recuerda que no está permitido el uso de ciertas palabras o ingresar comentarios que puedan ser ofensivos para los visitantes.

Nombre: *
Seudónimo

Título:

Comentarios:*

Acertijo:

VicaleSI
Generar otra imagen.

Registro | Iniciar Sesión

Ver Clasificados


Reduce Riesgos 2 -

Salvador Nuñez -

GreenTV -

Erotismo al Maxculino -

Copyright © 2010 Visión Plena, S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.